jueves, 15 de diciembre de 2011

El presidente del sindicato pide no “juzgar” a Braun antes de tiempo

Ryan Braun.

REDACCIÓN EE.UU.- El nuevo escándalo surgido en el béisbol de las Grandes Ligas por los elevados niveles de testosterona detectados en Ryan Braun, el Jugador Más Valioso (MVP) de la Liga Nacional en la temporada del 2011, ha llevado al presidente del sindicato de peloteros a defender su inocencia hasta que se cierre todo el proceso de investigación.

El máximo representante de los jugadores, Michael Weiner, advirtió que no se hiciesen “conjeturas” sobre el positivo de Braun hasta que toda la información fuese estudiada y se llegase a una conclusión.

El positivo de Braun, al que se consideraba como el jugador modelo durante la pasada temporada y la nueva imagen de los jóvenes profesionales llegados al deporte de la pelota y que no tienen relación con la llamada “época dorada de los esteroides”, ha significado un duro golpe para el béisbol en Estados Unidos.

El jardinero izquierdo de 28 años de los Cerveceros de Milwaukee presentó altos niveles de testosterona en un control antidopaje, que luego resultó ser sintética, de acuerdo a los resultados que se obtuvieron en Canadá en un laboratorio relacionado con la Agencia Mundial Antidopaje.

Sin embargo, tanto el jugador como su representante, antes que Weiner saliese en su defensa, dijeron que mostrarán todas las circunstancias que se dieron para entender la razón del positivo.

El astro de los Cerveceros dio positivo en una sustancia para mejorar el rendimiento y apeló el caso, que probablemente no se decidirá antes del próximo mes.

Si se confirma el resultado, Braun encara una suspensión de 50 partidos por ser su primera violación de la política antidopaje que esta incluida en el convenio colectivo de las Grandes Ligas.

Weiner dijo hoy a través de un comunicado que el reglamento antidopaje está diseñado para proteger a los jugadores de “juicios apresurados”.

“La justicia dicta que Ryan Braun no deber ser tratado de forma distinta”, agregó Weiner.

El sindicato y los dueños de los equipos en el nuevo convenio colectivo también incluyeron las pruebas de sangre al comienzo de los campos de entrenamientos de primavera para poder detectar el uso de la hormona de crecimiento humano.

El comisionado de las Grandes Ligas, Bud Selig, dijo que el haber conseguido ese tipo de control dentro del béisbol profesional era uno de los logros que más “satisfacción” le iban a dejar durante toda su gestión.



View the original article here

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario