sábado, 14 de enero de 2012

Haití exige protagonizar la reconstrucción del país 2 años después del sismo

Un hombre sostiene una cruz durante una ceremonia en honor a las víctimas del sismo del 12 de enero de 2010, liderada por el presidente de Haití, Michel Martelly.

PUERTO PRÍNCIPE.- Haití recordó este jueves una vez más a las 300.000 víctimas del terremoto de 2010 y, al mismo tiempo, exigió protagonizar el proceso de reconstrucción del país, que debe realizarse “de otra manera”, según coincidieron grupos de la sociedad civil y también el presidente, Michel Martelly.

Los haitianos dedicaron este jueves a reflexionar sobre la catástrofe del 12 de enero de 2010, de la que hoy se cumplió el segundo aniversario, y a recordar y rezar por las víctimas, pero no olvidaron pensar en su futuro, en cómo se están haciendo las cosas y en cómo quieren que se lleve a cabo el proceso de reconstrucción.

Aunque por razones diferentes, las autoridades y sectores de la población coincidieron en que la refundación nacional que desean para Haití debe plantearse de otro modo, quizá porque dos años después del terremoto muchos echan en falta signos más visibles de la recuperación.

“Dos años después, el país está en un estado lamentable. Se habla de reconstrucción, pero no se ven resultados”, dijo a Efe la dirigente feminista Danièle Magloire.

El presidente de Haití, Michel Martelly, presidió el acto oficial de conmemoración del segundo aniversario, celebrado en Titanyen (al norte de Puerto Príncipe) y al recordar el “golpe duro” que supuso el terremoto, planteó que el país debe reconstruirse sobre nuevas bases.

Para él es muy importante la reordenación del territorio porque puede ayudar a disminuir los efectos de la catástrofe, que consideró “un mal” que afecta al país.

Uno de los grandes problemas a los que se enfrenta el Gobierno es la dificultad para encontrar terrenos en los que alojar a los desplazados del terremoto, de los que todavía 520.000 viven en campamentos provisionales, según cifras de la ONU.

Martelly abogó por inspirarse en el sismo para construir casas que puedan resistir catástrofes naturales y mencionó también otros problemas de la vida ciudadana, como la falta de acceso a servicios, la situación de los “restavek” (miles de niños que son explotados en casas de familiares), la falta de unidad de la población y la debilidad de la producción nacional.

En cuanto a la tarea realizada en los dos años transcurridos desde el terremoto, el gobernante agradeció el apoyo de la comunidad internacional porque -dijo- sin él, “el dolor sería más fuerte”.

La ceremonia en Saint Christophe fue el acto oficial más importante del día, en el que participaron miembros del Gobierno, legisladores, autoridades judiciales y antiguos presidentes, como el exmandatario Jean Claude Duvalier, recordado como un temible dictador al que se ha denunciado por violaciones de derechos humanos y miles de muertes durante su mandato (1971-1986).

También asistieron el primer ministro, Garry Conille, y el expresidente estadounidense y enviado especial de la ONU para Haití, Bill Clinton.

A la hora del sismo, las 16.53 hora local (21.53 GMT) se guardó silencio en memoria de los desaparecidos, mientras que se escuchó el “sonido de los muertos”, una música de trompeta en recuerdo del dolor del fatídico día.

El presidente depositó una ofrenda floral y, acompañado de su esposa, Sophie, y de diez niños que simbolizaban los diez departamentos en que se divide el territorio de Haití, plantó diez árboles.

Martelly encendió también la “llama del recuerdo” en memoria de las víctimas y dejó abierto el registro donde se recogen los nombres de los fallecidos.

Al margen de los actos oficiales, los haitianos homenajearon a las víctimas con otro tipo de actividades, como marchas en las que las recordaron, y reclamaron otra forma de concebir la reconstrucción del país.

Una movilización exigió en la capital la participación de los siniestrados en la reconstrucción y rechazó “la política imperialista” en ese proceso, representada por Bill Clinton, según dijo a Efe el secretario de la Plataforma de Organizaciones Haitianas de Derechos Humanos (POHDH), Antonal Mortimé.

Los asistentes a la marcha expresaron su punto de vista sobre la situación del país con consignas como “Abajo la Minustah” (Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de Haití), y con carteles en los que exigían “Justicia y reparación para los desplazados”.

De otra forma, con un toque de humor, un grupo de actores disfrazados de zombis de víctimas del terremoto expresó la forma de entender el proyecto que defienden para Haití sectores del país con una canción en la que repetían que es necesario “desescombrar el Estado” para construir una nación diferente.



Siguen informado en las redes sociales ! Twitter: @enmanuelacosta Facebook: www.facebook.com/enmanuelacostapage

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada