martes, 24 de enero de 2012

Ocho países del Sahel en riesgo de una crisis humanitaria, según la ONU

Hambruna.

Ginebra.-  Ocho países del Sahel corren el riesgo de sufrir una crisis humanitaria debido a la sequía, las malas cosechas y el aumento de los precios de los alimentos en la región, advirtió hoy el relator especial de la ONU para el Derecho a la Alimentación, Olivier de Schutter.

“No debemos esperar hasta que la gente esté famélica para empezar a actuar, el mundo debe actuar inmediatamente para evitar una crisis alimentaria a gran escala”, apremió.

Los países afectados hasta el momento son Chad, Mali, Mauritania y Níger, pero la preocupación también se ha trasladado a Burkina Faso y Senegal, donde los gobiernos están analizando la situación, y a las regiones norteñas de Camerún y Nigeria.

En las zonas afectadas en Níger residen 6 millones de personas, 2,9 millones en Mali y 700.000 en Mauritania.

De Schutter mostró su satisfacción por la “rápida reacción” de la mayoría de los gobiernos, que ya han declarado el estado de emergencia y han solicitado asistencia internacional, y reclamó a la comunidad mundial “esa misma urgencia” para solucionar la crisis.

“El mundo no puede cometer los mismos errores del año pasado al atrasar su respuesta a la crisis del Cuerno de África”, subrayó, al tiempo que explicó que a corto plazo es necesario disponer de apoyo económico y de unas reservas alimentarias aseguradas para las regiones en riesgo.

El bajo rendimiento de las cosechas -en Chad y Mauritania hay un déficit de cereales de más del 50 % respecto al año anterior- unido al imparable ascenso del coste de los alimentos puede suponer durante la época de carestía “un desastre para millones de personas”, que verán desplomarse su poder adquisitivo frente a unos “precios astronómicos”.

“Estamos en el periodo inmediatamente posterior a la cosecha, cuando los precios deberían caer significativamente, pero en algunos casos continúan subiendo y en otros se estabilizan por encima de la media de los últimos cinco años”, lamentó.

En concreto, en Níger el precio del mijo fue en la cosecha de noviembre de 2011 un 37 por ciento más caro que el año anterior.

En el caso de otros cereales, los precios subieron hasta un 40 por ciento sobre la media de los últimos cinco años.

De Schutter subrayó que la asistencia de emergencia a corto plazo debe combinarse con acciones sostenidas para hacer frente a la hambruna en toda África.

Como medidas continuadas, propuso invertir en cultivos resistentes a los extremos climáticos, depósitos para almacenamiento de agua de lluvia o el establecimiento de un plan estratégico para afrontar la sequía.



Siguen informado en las redes sociales ! Twitter: @enmanuelacosta Facebook: www.facebook.com/enmanuelacostapage

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada