sábado, 31 de diciembre de 2011

El papa insta a un nuevo humanismo capaz de generar cultura y compromiso

Benedicto XVI Benedicto XVI.

Roma.- Benedicto XVI dijo hoy que hay que “reavivar una fe que instaure un nuevo humanismo capaz de generar cultura y compromiso social” en su última alocución de 2011, durante la celebración del Te Deum de Acción de Gracias por el año que finaliza y las Vísperas de la Solemnidad de Santa María, Madre de Dios.

El papa, ataviado con capa pluvial y mitra doradas, presidió las Vísperas y la solemne ceremonia del Te Deum en la imponente Basílica de San Pedro, como es habitual cada 31 de diciembre, una tradición que inició el papa Pablo VI en su “Marialis Cultus”.

Joseph Ratzinger agradeció la presencia del consistorio romano, con su alcalde a la cabeza, Gianni Alemanno, quienes acudieron a San Pedro para acompañar a su Obispo, Benedicto XVI, a quien regalaron un cáliz, “según una hermosa tradición”.

Tras el canto de los salmos, Benedicto XVI dirigió su alocución ante cardenales, obispos y autoridades civiles y religiosas.

“Otro año llega a su término, mientras que, con la inquietud, los deseos y las esperanzas de siempre, aguardamos uno nuevo” y agregó que “muchas veces nos preguntamos ¿qué sentido damos a nuestros días?”.

“Hay una respuesta a este interrogante, se encuentra escrita en el rostro de un Niño que hace dos mil años nació en Belén y que hoy es el Viviente, resucitado para siempre de la muerte”, afirmó.

Y agregó: “En el tejido de la humanidad, desgarrado por tantas injusticias, maldades y violencias, irrumpe de manera sorprendente la novedad gozosa y liberadora de Cristo Salvador, que en el misterio de su encarnación y nacimiento nos permite contemplar la bondad y ternura de Dios”.

Desde el día en que nació el Señor “la plenitud del tiempo ha llegado a nosotros. Así pues, no hay lugar para la angustia frente al tiempo que pasa y no vuelve; ahora es el momento de confiar infinitamente en Dios, de quien nos sabemos amados”, dijo el papa de 84 años.

“Desde que el Salvador descendió del cielo el hombre ya no es más esclavo de un tiempo que avanza sin un porqué, o que está marcado por la fatiga, la tristeza y el dolor”, dijo el papa.

Y abordó la cuestión de la fe y de la razón, en alianza “como las dos alas con las que el espíritu humano se eleva a la contemplación de la Verdad”.

“¿Por qué creo?”, se interrogó el papa y respondió: “Para dar primacía a la verdad; hacer fecundo el diálogo entre cristianismo y cultura moderna; hacer descubrir de nuevo la belleza y actualidad de la fe, no como acto en sí, aislado,(..) sino como orientación constante,(..) que lleva a la unidad profunda de la persona haciéndola justa, laboriosa, benéfica, buena”.

“Se trata de reavivar una fe que instaure un nuevo humanismo capaz de generar cultura y compromiso social”, dijo.

El papa hizo alusión a las jóvenes generaciones, “que acusan más la desorientación agravada además por la crisis actual, no sólo económica sino también de valores, y tienen necesidad sobre todo de reconocer a Jesucristo como la clave, el centro y el fin de toda la historia humana”.

Para el Obispo de Roma, “los padres son los primeros educadores de la fe de sus hijos, desde su más tierna edad; por tanto, es necesario sostener a las familias en su misión educativa, a través de iniciativas adecuadas”.

Benedicto XVI exclamó “Te Deum laudamus!” (Te alabamos, Señor) y añadió “así canta también la Iglesia que está en Roma, por las maravillas que Dios ha realizado y realiza en ella. Con el alma llena de gratitud nos disponemos a cruzar el umbral del 2012, recordando que el Señor vela sobre nosotros y nos cuida”.

El broche de la alocución del papa fue el canto del Magnificat entonado por la voces del coro de la Sixtina.

Tras la exposición y adoración del Santísimo ante el que oró Benedicto XVI en imponente silencio de la Basílica, se procedió al canto del Te Deum de Acción de Gracias, para luego finalizar con la Bendición Eucarística del papa con el canto del Tantum Ergo, himno eucarístico compuesto por santo Tomás de Aquino.

El papa Benedicto XVI finalizará los actos con la visita, ya caída la tarde, al gigantesco pesebre, este año de inspiración mariana y que evoca a Juan Pablo II, instalado en la Plaza de San Pedro, donde los guardias suizos hacen sonar el villancico alemán “Stille Nacht” (Noche de Paz).



View the original article here

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada