miércoles, 28 de diciembre de 2011

Una recogida para fony uno

Ustedes seguramente se preguntan de las catorce mil personas que están “presos” cuantos pertenecen a la clase media y alta. Los que se encuentran tras las rejas son los pobres, los que no tienen apellido, los jodios, los que no tienen relaciones.

Y es que la persecución policial, “la justicia” y su consecuente condena solo se da para los pobres.

¿Usted ha oído de alguien de clase alta, funcionario que hayan sido detenidos y condenado? Seguramente me dirá, si los banqueros, los que están en najayo. Ok, es cierto, pero todo ese ejercito de ladrones que datan desde la época de Trujillo ¿Dónde están? ¿Quiénes son los dueños de la mayoría de los edificios, discotecas, centro de diversión, villas en las cuales se ha demostrado aeropuerto de lanchas de drogas y dólares? La única excepción hecha es la de los banqueros, no miran atrás, adelante, arriba y abajo, son los únicos. ¿Qué vestuarios usan los funcionarios que el rumor público los acusa como los millonarios morados de este gobierno altamente corroídos por el robo al erario público?

Hace años que de este y anteriores gobiernos la vergüenza se perdió, no se la comieron los buros, se las comieron ellos que son todavía más animales que los primeros.  Últimamente están a dietas y se hacen liposucciones y hacen un festín, con su lady diva, de nuevas tetas y nuevos culos, pero como decía mi abuela “el mono aunque se vista de seda mono se queda”.

Ustedes saben que  quienes hacen presos a los reales o supuestos delincuentes, son  unos iguales que ellos: policías. Y cuando esta gente se dé cuenta de lo que están pasando, que los únicos que van son los que no tienen, debería pasar cosas muchas cosas.

Lo cierto es que las cárceles se han hecho para dos o trescientos personas y hay miles hacinados, mal olientes y desnutridos y muchos de ellos con enfermedades  terminales.



View the original article here

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada