jueves, 22 de diciembre de 2011

La corrupción en nuestro gobierno

El mundo percibe y considera a nuestro país como uno de los más corruptos y el costo económico y político de esa percepción hace perder mucho dinero a los dominicanos.

Nuestro gobierno se jacta del crecimiento del PIB y de la relativa baja inflación pero, lamentablemente, hay otros indicadores que le hacen quedar muy mal parado. La reunión mundial más importante de los grandes empresarios es la que tiene lugar en Davos, Suiza, el denominado “Foro Económico Mundial” al que asisten los ejecutivos de las grandes multinacionales, los economistas más destacados y presidentes de grandes naciones. Ese foro publica anualmente su reporte sobre “Competitividad global”. En primer lugar está Suiza, como la economía más competitiva del mundo y el último, el país número 142, lo es Chad. Nuestro país lamentablemente está en la posición 110 es decir entre los menos competitivos. Además, hemos ido empeorando, pues hemos pasado de la posición 95 en el 2009-2010 a la 101 en el 2010-2011 y ahora estamos en la 110. Donde estamos peor es en las partidas “sustracción de fondos públicos” y en “debilidad institucional”. La corrupción encabeza la lista de los “factores más problemáticos para hacer negocios” en nuestro país.

Los únicos países de América Latina y el Caribe que aparecen en ese reporte como peores que nosotros, son Surinam, Nicaragua, Paraguay, Belice, Venezuela y Haití. Cuatro de los cinco países centroamericanos están mejores que nosotros como lo están todas las islas angloparlantes del Caribe. Los países más competitivos de nuestro continente son Chile, Puerto Rico, Barbados y Panamá. Para preparar este reporte Davos encuesta a los ejecutivos de las grandes empresas del mundo.

Transparencia Internacional  publica anualmente su “Índice de percepción de la corrupción” basándose en informaciones que recibe de la Unidad de Inteligencia de la revista “The Economist”, del Banco Mundial y de universidades de posgrado en administración de empresas cuyos profesores encuestan a los ejecutivos de las grandes compañías. Entre un total de 183 países estamos en la posición 129, una de las peores. De los de nuestra región tan sólo Honduras, Guyana, Nicaragua, Paraguay, Venezuela y Haití están peor que nosotros. Por el contrario, los países del área donde menos corrupción es percibida son Barbados, Bahamas, Chile, Santa Lucía, Uruguay, San Vicente y las Grenadinas, Puerto Rico y Dominica. En todas las islas del Caribe, menos Haití, se percibe menos corrupción que en Santo Domingo y en Centroamérica tan sólo en Honduras y Nicaragua se percibe más corrupción que entre nosotros.

El Banco Mundial publica su “Indicador mundial de gobernabilidad” (www.info.worldbank.org/governance/wgi/index.asp) que incluye 213 países. En la gráfica sobre “Control de la corrupción”, en 1996, primer año del gobierno de Leonel Fernández, nuestro país estaba en el 55%, es decir que en un 45% de los países se controlaba mejor la corrupción. En el 2010 hemos bajado a un 22%, es decir que ahora en un 78% de los países se controla más la corrupción que en el nuestro. Eso significa que ahora hay más corrupción que en 1996.

Los ingleses pasaron recientemente una ley que prohíbe a sus empresarios sobornar a funcionarios de gobierno. Eso tiene que ver con la declaración dada por el embajador Steven Fisher y está provocando que empresas británicas se marchen del país, o no vengan. En Estados Unidos existe una ley similar. ¿Cuándo fue la última vez que usted vio a una empresa americana recibir un contrato de obras públicas de nuestro gobierno, a pesar de las garantías que el DR-CAFTA provee a la inversión americana?

El costo económico de la corrupción no sólo significa que las obras públicas se construyen  por un valor inflado, así como son infladas las compras gubernamentales, sino que el país está en “lista negra”, pues las principales empresas del mundo no invierten en países que quedan mal parados en las listas de Davos, de Transparencia Internacional y el Banco Mundial. En términos de corrupción nuestro país es un “bono basura”.



View the original article here

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario