martes, 10 de enero de 2012

‘El Conspirador’ muy interesante y seria

“The Conspirator”, film obra del hombre de Sundance, Robert Redford, es un film histórico. Sin embargo, de entrada hemos de aclarar que una película, por ser histórica, no necesariamente tiene que ser seria y mucho menos de calidad suficiente como para entusiasmarnos. Y, si no, recuerden, para no remontar demasiado en la historia del cine, a la destartalada “Troya”.

Pero la presente, aunque no somos especialistas en historia norteamericana, todo hace aparentar que sigue más o menos al pie de la letra las crónicas de la época según las cuales, a raíz del asesinato en 1865 del entonces presidente norteño Abraham Lincoln, obra del actor John Wilkes Booth y un grupo de cómplices, cuentan sobre el juicio que se llevó a cabo contra los conspiradores.

Y la idea del relato se centra en el hecho de que, entre ellos, fue encauzada la madre de uno de esos cómplices, de uno que, precisamente, no actúo en el atentado, John Surratt, pero que era la propietaria de la pensión donde se reunían su hijo, Wilkes y los demás, la nombrada Mary Surratt.

Como es natural, los ánimos de todos los norteños, que estaban a punto de triunfar en la contienda, estaban en contra de los asesinos, razón por la cual cuando el Fiscal jefe Reverdy Johnson le pide a uno de sus ayudantes, Frederick Aiken, que se encargue de la defensa de la mujer, este en principio se niega porque, se cae de la mata, sabe que su trabajo, aunque sea un deber suyo como abogado, no va a contar con las simpatías de nadie, ni siquiera de sus mejores amigos, mucho menos del resto de sus conciudadanos.

Pero, de todos modos, aunque de mala gana, Aiken acepta el difícil encargo y, a poco, su conciencia como hombre de leyes le hace ver, a pesar de las limitaciones que le impone un juicio militar y de encargo de parte del poderoso Secretario de Defensa, que no todo es tan sencillo como para culpar a la mujer y entonces se dedica en cuerpo y alma a su defensa.

No contaremos más, el resto es parte de la historia y, si no la conocen, entonces vean el film.

Sí deseamos decir que, aunque no sea un trabajo de perfecta orfebrería cinematográfica, este es un buen trabajo de Redford, sobre todo en lo que se refiere a la fotografía, en el uso de la luz, que a ratos parece ser natural y sin adornos, y del movimiento de las cámaras.

Además, la historia fluye con elegancia y naturalidad a pesar de sus dos horas y dos minutos, algo a lo que ayuda en mucho la buena interpretación conjunta, en especial la de esa excelente actriz que es Robin Wright (Mary Surratt), sin maquillaje aparente, sólo su rostro desnudo, sin artificios, Kevin Kline pero desbordante de carácter y, un grado más abajo, James McAvoy, uno de los mejores actores jóvenes del momento.

Sin más, les dejamos con nuestra recomendación para este film de Redford que es “The Conspirator”.

Sigue informado en las redes sociales Twitter: @enmanuelacosta Facebook: www.facebook.com/enmanuelacostapage

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario