domingo, 1 de enero de 2012

Perfil de los capos dominicanos y el fin de sus operaciones

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Los narcotraficantes dominicanos siguen el patrón de otros capos de países de Latinoamérica en sus operaciones ilícitas, pero también corren altos riesgos y sus vidas terminan casi siempre de la misma forma; la cárcel o la muerte.

En el siguiente reporte especial se presentan los perfiles de los capos dominicanos.

Get the latest Flash Player to see this player.

En su mayoría de origen humilde entran al mundo del narcotráfico por diversas circunstancias. Su objetivo principal, obtener grandes cantidades de dinero rápido, pero con esas riquezas mal habidas un trágico final siempre está a solo un paso para los traficantes de droga.

El narcotráfico paga bien y cobra caro. Cualquier error en el negocio implica la muerte.

Florián: El Primer Narco

Rolando Florián Feliz, es considerado el primer capo dominicano, obtuvo una gran fortuna con inversiones en el país y en Panamá.

Se caracterizó por ser exhibicionistas de carros de lujo y mujeres y por desafiar a las autoridades.

Florián Feliz, nacido en Barahona, era buscado por cargos recogidos en nueve expedientes de narcotráfico. Usaba cuatro nombres falsos. Salía y entraba con facilidad al país.

Su conexión con los carteles de drogas colombianos le permitía enviar millonarios cargamentos desde Panamá, República Dominicana y Haití hacia los Estados Unidos.

Sin disfrutar a plenitud de su riqueza fue condenado y a pesar de sus intentos por obtener su libertad, allí murió en la cárcel a balazos, durante una discusión con agentes policiales del recinto penitenciario donde guardaba prisión.

Quirino: Bajo Perfil

Otro conocido narcotraficante dominicano fue Quirino Ernesto Paulino Castillo. Detrás de una fachada de comerciante agroindustrial escondía sus actividades ilícitas.

Amparado en un bajo perfil alcanzo altas posiciones en el mundo del narcotráfico. Además siguiendo los pasos de capos colombianos, se dedicó a ayudar a su humilde comunidad de Elías Pina, de donde es oriundo y otras provincias de la región Sur.

Durante una de sus operaciones fue capturado por la Dirección Nacional de Control de Drogas.

El conversaba por su celular con su personal que trasladaba 1,387 kilos de cocaína hacia Santiago para posteriormente enviarlos a Estados Unidos. Luego de su captura fue extraditado a los Estados Unidos donde se enfrentó a un juicio por narcotráfico.

Agosto: Exhibicionista

A pesar de ser de nacionalidad puertorriqueña, José David Figueroa Agosto utilizo la Republica Dominicana como centro de operaciones para una de las más grandes redes del narcotráfico. Se destacó por ser exhibicionista de autos lujosos, propiedades suntuosas, relojes y muchas parejas femeninas.

Durante sus diez anos en territorio dominicano logró pernear a los sectores de la alta sociedad. Evadió la persecución de autoridades dominicanas por meses, pero luego fue capturado en Puerto Rico.

Las vidas de los narcotraficantes son similares en su  riqueza económica, pero también en su final. Es un camino que la juventud dominicana no debe seguir.

Pero también las familias de estos personajes del crimen organizado quedan expuestas luego de que estos son capturados.

Durante el período 2010- 2011, otros personajes se conocieron por sus vínculos con el narcotráfico, pero no tuvieron la categoría de capos. Es decir, no contaban con la línea, que es una especie de crédito a través del cual despachan desde los países productores de drogas, grandes cantidades para ser pagada a contra entrega, a futuro o en efectivo.

Si es a futuro, el capo debe demostrar que tiene suficiente demanda como para garantizar la venta de la mercancía y por vía de consecuencia el pago de la misma.

Otros estándares para calificar a los capos son poseer una estructura operacional para recibir, transportar, almacenar la droga de forma segura. Eso incluye hombres, vehículos y armas.

También crear una plataforma económica en la que fluya el dinero sucio hasta ser lavado. Desarrollar a sus servicios una estructura policiaca, militar, judicial y política que garantice la impunidad.

La meta de todo capo es llegar a manejar su negocio criminal de modo que todo lo consiga con plata para sobornar o plomo para quitar de su camino a todo el que interfiera.



View the original article here

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada