sábado, 10 de diciembre de 2011

Fogaraté: A Sonia Pierre, por siempre…

Nunca la escuché maldecir a los enemigos de su legítima causa. Mandela. Nunca la vi al tú por tú con la irracionalidad de la caverna. Menchú. Nunca la escuché siquiera levantar la voz contra insultos y amenazas de la soberbia racista. Luther King. Nunca la vi refutar el prejuicio con prejuicio. César Chávez. A esa mujer, oriunda del más radical olvido de su pueblo, sólo la vi siempre reclamar las más sublimes virtudes humanas: la compasión y la solidaridad. Como aquéllos.



View the original article here

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada